Historia



Entrar a historia gráfica del Ateneo Musical del Puerto

El origen de esta Banda Sinfónica se remonta a 1880 cuando una docena de músicos deciden reunirse para ensayar bajo la batuta de don Francisco Lozano.

Sus primeras actuaciones se limitaban a las serenatas promovidas por los gremios para festejar a sus patronos y los bailes familiares de las alquerías de la calle la Reina y Doctor Lluch. Será e bajo la dirección de Don José Castro Miralles cuando adquiere prestigio la banda de música al amenizar los bailes de carnaval, los actos de la Semana Santa Marinera, las fiestas del Cristo del Grao, las fiestas populares del barrio de San Pedro, las fiestas venecianas del puerto y los conciertos de verano en Las Arenas, La Florida, Miramar y pérgola de Caro, por citar los lugares más emblemáticos.

El grupo de músicos ensayaba en unas dependencias anejas a la ermita del Rosario. Su auge fue tan importante que se precisó apoyar la infraestructura musical recién creada formando una verdadera sociedad cultural en el Marítimo.

Con el fin de participar en los diferentes certámenes musicales se legalizó la sociedad en 1894 y se cambió de director. Con Don José Borrero Pérez se participó en los certámenes de Valencia, Castellón, Tortosa, Albacete y Játiva obteniéndose primeros puestos.

El Patronato Musical de Pueblo Nuevo del Mar iba haciéndose un hueco entre las sociedades musicales más importantes. Se mantenían relaciones con otras entidades y compositores; algunas de ellas muy estrechas como la que motivó al señor Sadurní - músico mayor de la Banda Municipal de Barcelona - a dedicarnos el pasacalle para gran banda. Otra prueba de la importancia del Patronato fue el hecho de ser seleccionado, junto con la Música del Regimiento Mallorca, la Municipal de Valencia y la de Catarroja para participar en los actos patrióticos al maestro Giner.

En 1919 se nombró un nuevo director. Fue Don Vicente Tomás Ridaura, educado musicalmente en el Patronato el cual prosiguió la línea de actuaciones anteriores. En 1926 se nos concedió la Medalla de Oro de la Cruz Roja Española por asistir al desembarco de los soldados heridos en la guerra de África.

A finales de los años veinte el Patronato Musical pasó por momentos muy difíciles debido a los gastos de construcción del “Musical” y a la escisión de un grupo importante de músicos. La situación económica fue insostenible hasta que en 1931 se optó por vender el edificio para poder hacer frente a las deudas.

La crisis económica acabó con el Patronato Musical de Pueblo Nuevo del Mar, pero no con su banda que se inscribió en febrero del 1933 bajo el nombre de Ateneo Musical del Puerto para seguir participando en los certámenes. Desgraciadamente la Guerra Civil de 1936 a 1939 terminó con los proyectos.

Tras la contienda vino la reorganización. Don Manuel Navarro Quiles fue nombrado director. La banda de música seguiría presente en todos los acontecimientos importantes del Distrito Marítimo, amenizando en este período botaduras de buques en los astilleros de Unión Naval de Levante.

A este director le sucedió Don Pascual García que compaginaba la dirección con la composición. De su paso por la sociedad merece destacarse la labor que desarrolló al frente de la escuela de educandos y la expansión de la banda hasta el punto de no poder admitir a más músicos por falta de instrumentos.

El Ateneo Musical del Puerto colaboraba en todo lo que se le requería. Actuó de forma altruista en la Semana Santa Marinera de 1952, participó en el festival benéfico organizado por Radio Nacional de España en 1956 y aportó dinero para la construcción del monumento al maestro Serrano.

D. Arturo Montes Sánchez tomó posesión en 1958. Era también director de la Rondalla Escalante. Fue una persona muy competente que logró un elevado número de educandos para quienes contrató los servicios de cuatro profesores de solfeo y uno de baile. Formó un Coro Infantil dirigido por D. Jesús Ribera Faig. Tanta categoría alcanzó la escuela que el profesor Cervera Lloret llegó a decir que se convertiría en un conservatorio de música.

Pero una década después la actividad de la banda fue casi nula. La sociedad sólo existía de nombre guardado celosamente por un reducido grupo de músicos que, tal vez faltos de directrices para poder levantarla, se resistían a dejarla morir. Estos músicos fueron acogidos por la Sociedad Artística Escalante con el único propósito de charlar un día a la semana de lo que había sido la banda.

A principios de 1970 decidieron no rendirse y fueron llamando a los músicos. Hubo respuesta. La profunda reorganización y la labor pedagógica del director D. Manuel Revert Fort hicieron el resto. Por gestiones del presidente se consiguió un local en la calle Vicente Brull. Allí la Escuela de Música y la Banda pudieron empezar una nueva andadura. Más tarde vinieron los uniformes pagados con lo obtenido por la venta de loterías. El grupo de teatro, la recuperación de la festividad de Santa Cecilia y los homenajes iban completando el abanico de actividades de la Sociedad.

La banda de música restituiría su prestigio con el nuevo director, D. Salvador Bolón Cañigueral, y con un nuevo local en la calle Rosario. Se reformaron los Estatutos, nos unimos a la familia musical valenciana al adherirnos a la Federación de Bandas de Música y a la Coordinadora de Valencia. Se creó un coro de adultos y un coro infantil.

Un hito y un reto importante para la sociedad fue la celebración del centenario. Un sinfín de actos tuvieron lugar en 1984 saliendo enriquecida la banda de música y la Sociedad.

Con Don Isidro Coll Ballesteros, en 1987, se potenció la banda y los grupos instrumentales como el Quinteto de Viento, el Grupo de Metales y el Cuarteto de Saxofones. El Coro Cambra Musical conseguiría el primer premio en Rojales (Alicante) en 1990 y la banda haría lo propio en diferentes certámenes de Valencia, en el organizado por el Real Club Náutico, en Leganés y en Cullera. Entre todos destacan por su importancia la Mención de Honor de 1999 y el primer premio de la primera sección de 2007.

A estos triunfos musicales se suma la construcción de la nueva sede social en la calle Francisco Baldomá con el patrocinio del Ayuntamiento de Valencia.

Esta Sociedad posee la Medalla de Oro de la Cruz Roja con lazos blanco y rojo, el Diploma de la Asociación Humanitaria de la Caridad, Somos Clavario Mayor de la Virgen del Rosario, “Amics d’Or de la Asociación Cultural y deportiva “Amics del Marítim, y desde octubre de 1994 la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana.